GABRIEL INDALECIO CANO

“Puedo decir que ha sido básico aprender de los erroes y tener una gran capacidad de autocrítica. Cuando cometes un fallo, es muy difícil solucionarlo. Lo importante es tener la capacidad de utilizar ese aprendizaje en el futuro” , comenta Gabriel Indalecio Cano en el libro “50 historias de éxito”, es una frase en la que no le falta razón ya que, ¿acaso no aprendemos de los errores cuando los cometemos?, cuando por ejemplo hacemos una previsión de demanda y esta está subiendo nos da más motivos para tentar a hacer más inversiones, pasado unos años vemos que la demanda cae a una alta velocidad y vemos como nuestra empresa está sufriendo en el sector. Pasado unos años se vuelve a repetir el escenario de demanda creciente, ¿volveríais a invertir?, en este caso cuesta más que decisión tomar debido al proceso de aprendizaje que se ha desarrollado desde el momento en que inviertes para compensar ese crecimiento hasta que empieza la caída de la demanda.

La vida no es mas que sucesivos actos de aprendizaje, cuantos más errores cometas más grado de aprendizaje vas a tener, aquella persona que no se equivoca o se cree perfecta la considero una desprivilegiada, caer implica reforzar tu mente y caminar con más fuerza y cautela cuando esa situación u otra similar se vuelva a dar. Trasladándolo a un ejemplo de análisis DAFO, cuando cometes un error has consumido una debilidad que tienes porque si no fuera así ese error no se habría cometido, con el proceso de aprendizaje lo que haces es convertir esa debilidad en una fortaleza, la suma de varias fortalezas…Que bueno sería eso…

DIRIGIR

Cuando hablamos de la forma de dirigir un equipo tanto dentro como fuera de la empresa nos preguntamos: ¿que espero de mi equipo?, ¿tendrá éxito la buena gestión de mi equipo?, ¿será una tarea sencilla ejercer el liderazgo del mismo?, lo cierto es que cuando fracasas ese fracaso puede deberse a una sola persona, “el jefe”, sin embargo el éxito solo se puede alcanzar con la adecuada coordinación de todos los miembros del equipo.

Pues bien “el jefe” debe desempeñar una serie de funciones que ayudan a fomentar de forma más llevadera la gestión del grupo. Estas funciones son las siguientes:

  1. Informarse : es vital aprender a buscar y seleccionar la información.
  2. Decidir: después de conseguir la información se dictan los objetivos a alcanzar por el grupo. Los objetivos deben ser: aceptados como propios por cada miembro del equipo, concretos y específicos, escasos, mensurables, con plazo, compatibles entre sí, retadores pero alcanzables y escritos.
  3. Organizar: puesta en orden de los recursos disponibles, siempre limitados.
  4. Mandar: hacer saber ( informar), hacer querer ( motivar), poder ( dotar, formar, asistir).
  5. Controlar: hacer previsiones, ejecutar, controlar y análisis de desviaciones.

 

José María Acosta, “Dirigir” Liderar, motivar, comunicar, delegar, dirigir reuniones… 5ª Edición

La mente como herramienta fundamental para el éxito empresarial